Economía

100 años de la Ley de Hidrocarburos (III) |


1920-1929: se quintuplica el PIB, el petróleo desplaza a la agricultura

Venezuela va a percibir en la década de los años 20 una fenomenal bonanza petrolera; la primera de tres que va a experimentar en el siglo XX (años 70) y principios del XXI (2003-2014). El producto interno bruto (PIB) se va más que quintuplicar entre 1920 y 1929, elevándose de Bs. 7.261 millones a Bs. Bs. 31.732 millones (a precios de 1984, Asdrúbal Baptista, 2006), con su multiplicador expansivo sobre los demás sectores de la economía. La construcción, por ejemplo, se sextuplicó, subiendo de Bs. 802 millones a Bs. 4.929 millones; el comercio y las finanzas y el gasto público gubernamental se triplicaron, de Bs. 708 a Bs. 2.229 millones, y de Bs. 436 a Bs. 1.396 millones en igual lapso, respectivamente (ver nuestros: Cipriano Castro y el petróleo y 100 años de la Ley de Hidrocarburos I y II, Analítica, 27.09.20, 04.10.20 y 12.10.20).

Juan Vicente Gómez, próspero ganadero y prudente administrador agropecuario, no desperdició la bonanza minera y la aprovechó para construir obras públicas como la carretera trasandina. Canceló la totalidad de la deuda externa del país en 1930, en homenaje al centenario de la muerte del Libertador. El general tachirense, en conocimiento del financiamiento crediticio de los alemanes a las cosechas andinas durante su etapa de hacendado, sabía que Venezuela debía rescatar su crédito externo y forjarse una reputación de buen pagador ante los acreedores internacionales. El Benemérito sabía que el acceso al crédito internacional era un instrumento esencial para el crecimiento y el desarrollo de la economía de cualquier país; no en balde fue su ministro de Hacienda, el Dr. Román Cárdenas, quien reorganizó y modernizó las finanzas públicas durante su mandato.  

La agricultura y la cría, que en 1926 perdió para siempre su primacía en la formación del PIB, comenzó a rezagarse en su crecimiento y soló aumentó de Bs. 2.470 millones en 1920, a Bs. 3.150 en 1929 (+27%). El petróleo desplazó a la agricultura y la cría como primer componente en la generación de ingresos fiscales y divisas de exportación. El desplazamiento de las actividades de bienes transables por la bonanza externa de un recurso natural será objeto de análisis por el entonces joven economista y agricultor merideño, Alberto Adriani (1898-1936), quien escribió a principios de los años 30 sobre el fenómeno de la sobrevaluación de la moneda y su incidencia contractiva sobre la producción de bienes transables, particularmente los agropecuarios; fenómeno que será denominado Enfermedad Holandesa a partir de los años 70 del siglo pasado.

El Crack de la Bolsa de Nueva York, el 29 de octubre de 1929, interrumpió la descomunal expansión de la economía venezolana; pero se va a reanudar su ascenso a partir de 1932 (y no se va a parar, con mínimas interrupciones puntuales, hasta los años 80 del siglo XX). La Gran Depresión de los años 30 originó un desplome enorme en los precios de las materias primas, cuando Venezuela todavía era un exportador importante, no sólo de petróleo (en 1928 el país pasó a ser el primero del mundo), sino de sus productos tradicionales (café y cacao). En efecto, el PIB se contrajo un 20,7% entre 1929 y 1932; el petróleo un 16,5%, la construcción un 49% y el comercio y las finanzas un 29%.

Reanudado el crecimiento, apalancado por el petróleo, el PIB alcanzó la cifra histórica más alta hasta ese momento: Bs. 33.292 millones en 1935 (último año del gobierno del general Gómez), al frente de la cual figuraba el PIB petrolero (Bs. 14.365 millones), que había subido ¡78 veces!, desde Bs. 184 millones en 1920. Venezuela pasaba de ser un país agrícola y rural, a ser una nación petrolera y urbana; proceso que se va a afianzar en las décadas siguientes, sin retorno.

Los Estados Unidos se convirtió en el primer socio comercial e inversionista extranjero de Venezuela. Las empresas estadounidenses continuaron incrementando sus inversiones y obteniendo hallazgos en sus concesiones petroleras. En 1925, la Lago Petroleum (ExxonMobil, en los años 90), construyó una pequeña unidad de refinación en La Salina, estado Zulia, y la Venezuelan Atlantic Refining Company se registró en Delaware, EE.UU.

En 1926, la Venezuela Occidental realizó sus primeros levantamientos sísmicos y la Lago Petroleum adquirió las concesiones de la British Equatorial Oil y perforó con éxito el primer pozo en Lagunillas, Costa Oriental del Lago de Maracaibo. En 1927, la Caracas International Petroleum compró la South American Oil & Development y Creole Syndicate;esta última consolidará los activos de la Standard Oil de New Jersey en Venezuela, convirtiéndose en el mayor productor del país desde 1928 (Aníbal Martínez, 2006). 

El vertiginoso desarrollo de la industria de los hidrocarburos en los años 20 trajo consigo las primeras protestas de los trabajadores del petróleo, los señalamientos sobre el desmejoramiento del ambiente y el reclamo por la inserción de venezolanos en los cargos técnicos y gerenciales. El ministerio de Fomento, en la persona del inspector general de Minas (responsable de los hidrocarburos entre 1923 y 1931), Ing. Luis Francisco Calvani Grisanti, reaccionó positivamente a estos planteamientos.

No fueron siempre color de rosas las relaciones entre el gobierno del caudillo de La Mulera y las compañías aceiteras británicas y norteamericanas, pese a su determinación de atraer la inversión extranjera y afianzar la seguridad jurídica. El 16 de setiembre de 1929, Gumersindo Torres fue designado, por segunda vez, ministro de Fomento. Asistido por el Ing. Calvani, las decisiones del Ministerio van a reforzar las medidas de conservación, cumplimiento de compromisos sociales y obligaciones fiscales, ambientales y sanitarias. El 30 de junio de 1930, se creó el Servicio Técnico de Hidrocarburos. Las empresas concesionarias van accediendo y cumpliendo con las resoluciones del Ministerio, y siguieron invirtiendo. En 1934, se registró la empresa Socony, filial de la Standard Oil de Nueva York.

En nuestra siguiente entrega, nos referiremos a las actuaciones del Dr. Torres y el Ing. Calvani entre 1929 y 1932.                           

@lxgrisanti



Source link

También pueden gustarte

Leer más