Economía Farándula Internacionales

Banjiha: Los semisótanos que retrata Parasite

La película surcoreana Parasite se ha convertido en un éxito de taquilla, y aun cuando es una obra de ficción los Banjiha, el semisótano donde viven los protagonistas, son una realidad.

Los Banjihan son unos semisótanos que tienen los apartamentos surcoreanos y donde viven miles de personas en la capital de este país, Seul.

Esta vivienda les da muchos problemas a sus huéspedes.

Las personas pueden ver  hacia el departamento por sus ventanas, los adolescentes y la mayoría de los transeúntes fuman, escupen y orinan fuera de ellos.

Además, en el verano la humedad se convierte en un problema y la batalla con el moho es insoportable.

Los baños de los banjiha son diminutos y no tiene  lavamanos.

Además el techo es súper bajo lo que obliga a las personas a pararse con las piernas abiertas para no golpearse la cabeza.

Algunas personas que viven en Banjiha admiten que les fue difícil acostumbrarse a estas condiciones, pero que terminaron haciéndolo.

Los Banjiha son producto de la historia ya que cuando las tensiones se intensificaron entre Corea del Sur y del Norte, el gobierno surcoreano ordeno que los nuevos apartamentos de baja estatura que se construyeran debían tener un sótano que sirviera como búnker.

Al principio era ilegal alquilar los banjiha pero con el paso del tiempo y la falta de vivienda los agentes surcoreanos permitieron que se alquilaran.

La mayoría de las personas que viven en estos semisótanos son jóvenes que pretende ahorra dinero para un futuro mejor.

Para los menores de 35 años el alquiler representa el 50% de sus ingresos.

Justo por esta razón los jóvenes se ven obligados a alquilar estos sitios que suelen ser más baratos.

Sin embargo también hay un estigma social en los banjiha, justo como en Parasite, se cree que quienes viven en ellos son realmente pobres.

Por ende, es normal que los que viven en los banjiha sean señalados y hasta los miren con lastima.

 

También pueden gustarte

Leer más