Farándula

Casi un tercio de los sanitarios que ha dado positivo en Covid aún tiene el virus

Casi un tercio de los sanitarios que ha dado positivo en Covid aún tiene el virus


Valladolid
Actualizado:

Guardar

En la primera línea de la batalla en esta guerra contra el Covid-19, los sanitarios son quienes combaten cuerpo a cuerpo contra el virus. «Soldados» que también sufren heridas y a los que el coronavirus ha conseguido encontrar el flanco por el que atacar. Sorprendió con la crudeza del ataque en la primera ola, llevándose incluso vidas por delante de médicos, enfermeros, auxiliares… que sucumbieron a los estragos de la enfermedad.

Y en este segundo impacto con los contagios y las defunciones de nuevo disparados –aunque parece que tienden a estabilizarse– los sanitarios tampoco son inmunes a la enfermedad. Las infecciones entre el personal también lastran la contienda contra el desconocido enemigo. Tanto, que el «ejército» sanitario mantiene retirado del campo directo de batalla a un buen número de profesionales.

En Castilla yLeón, donde el Covid-19 parece que ha encontrado un terreno propicio para proseguir su conquista de infectados, también. Sólo en los últimos 14 días, han sido confirmados 455 casos entre el personal sanitario. De ellos, 255 en la última semana, según los datos a 26 de noviembre que maneja el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio que dirige Salvador Illa de acuerdo a los datos facilitados por las comunidades. En el conjunto de España, los casos de coronavirus entre sanitarios en los últimos catorce días se acercan a los 4.300 y superan los 1.600 en los siete días previos a la última estadística. Castilla y León es la comunidad con más positivos entre el personal sanitario en este periodo, seguida muy de cerca por la Comunidad Valenciana (447) y Galicia (431).

Más en enfermería

El impacto de la segunda ola está golpeando también con fuerza a quienes combaten contra el virus. De hecho, casi un tercio de quienes han dado positivo en una prueba de detección molecular (PCR) que detecta el Covid-19 cuando está activo, aún no ha superado la enfermedad. Así lo reflejan los datos de la Consejería de Sanidad, que señalan que 4.760 de los trabajadores del Sacyl (también incluye administrativos, servicios de apoyo…) han sido diagnosticados de coronavirus en esta pandemia mediante PCR –a los que añadir quienes lo pasaron sin saber que era el nuevo virus y han desarrollado anticuerpos– y todavía 1.427 continúan en seguimiento. Supone que el 30 por ciento todavía no cuentan con una prueba que indique que han superado la enfermedad y están en seguimiento. Mientras 3.333 ya han recibido el alta.

Desde el 11 de mayo, con la pandemia rebajando su impacto de la primera ola, 4.170 sanitarios se han contagiado en la Comunidad, el 11 por ciento de ellos en las últimas dos semanas.

Entre quienes más positivos se han dado y también acusan más las bajas, la enfermería, con 446 profesionales aún en seguimiento y 1.171 altas ya, según Sanidad. Golpe fuerte también entre el colectivo de auxiliares, que acumula aún 273 trabajadores que no han logrado dar negativo y 605 que ya tiene el alta. 1.024 médicos han dado positivo en una PCR y 266 de ellos todavía siguen sin recibir el alta.

Cansancio y material

La falta de material de protección en ese impacto que sorprendió en marzo fue el principal lastre. Mascarillas, guantes, batas… escaseaban y cotizaban al alza. «Nos tocó ponernos lo que había», recuerda Mercedes Gago, secretaria autonómica del sindicato de enfermería Satse. Ahora, con stock de suministros para varias semanas, Gago achaca los contagios a que «en algunos sitios se están facilitando» equipos de protección (los conocidos como EPI) que «no se ajustan perfectamente a la normativa». Reclaman mascarillas tipo FPP2 y no quirúrgicas para toda la profesión enfermera y en «todas» las labores, «puesto que estamos considerando ya que cuando el paciente habla es bastante más contagioso de lo que pensábamos hasta ahora».

Denuncia, además, que hay «varios» hospitales en los que deben reutilizar la misma mascarilla más de un turno, con el riesgo de contagio que eso supone.

El Hospital Río Hortega de Valladolid o el Santa Bárbara de Soria han sido foco de varios brotes de Covid-19 desde el verano, con infectados entre ingresados, familiares y también sanitarios. Considera Mercedes Gago que esto se debe a que normalmente el origen está en un paciente que ha sido hospitalizado por otro motivo diferente al coronavirus, pero estando allí arroja una PCR positiva. «Y el personal de esa planta –dice– ha estado con pocos EPI o de los que no se debiera atendiendo a ese paciente». De modo, justifica, que «nos encontramos que hay unidades con ocho o nueve personas contagiadas». Por eso, reclaman que se haga la prueba a todo el que ingrese. «Evitaríamos muchos de esos contagios en esas plantas no Covid», considera.

Sin olvidar, recalca, que «está siendo una situación muy complicada». Después de una primera ola «matadora», muchos profesionales «están agotados psicológicamente y no nos ha dado tiempo a recuperarnos bien», ya que algunos «no se ha podido coger vacaciones», los cambios de turnos son «constantes» y hay centros «que no han dejado de tener pacientes Covid». «El personal está muy muy agotado», advierte la líder regional de Satse, para quien están siendo unas circunstancias «muy complicadas» para trabajar. Acusa también la falta de profesionales que permitan cubrir jubilaciones, bajas, cuarentenas por contactos con enfermos Covid… «El desgaste emocional es muchísimo», subraya, a la vez que recuerda el esfuerzo a mayores que supone trabajar con un EPIpuesto, algo, dice, de lo que «ni te has recuperado ni te vas a recuperar». Tres horas con uno «es como si estuvieras más de un turno entero trabajando». Calor, incomodidad, dificultad incluso para coger y manejar el material… «Y eso te va minando», señala. Aunque el motivo de las bajas laborales es confidencial, reconoce que la pandemia está influyendo no sólo por haber contraído la enfermedad.

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer más