Farándula

«Comienzo otra vez desde la casilla de salida»

«Comienzo otra vez desde la casilla de salida»



Actualizado:

Guardar

Me animo a contar mi historia que, sin ser extrema como la de otros muchos testimonios que he leído, creo que refleja muy bien a muchas personas de mi generación. Generación “millenial” que, sin haber salido de la crisis anterior, se enfrenta a esta nueva realidad: después de la crisis sanitaria, aún sin solucionar, nos estamos ya viendo inmersos en una crisis económica que puede ser aún más brutal que la anterior.

La dureza de la crisis anterior se define muy bien por mi vida laboral: en siete años de experiencia laboral he pasado por ocho empresas. No hay trabajos puntuales o “para salir del paso”, y son empresas “industriales”, desde pymes hasta una “big four”. Un poco de todo, en resumen.

Por el camino, 20 meses como becario en tres empresas distintas. En la última cumplí 28 años siendo becario. Como se puede imaginar cualquier persona, no es algo agradable, pero fue una elección propia, ya que tenía un contrato indefinido en otra empresa. ¿Y entonces cuál fue la razón de marcharme para volver a ser becario, se preguntarán? Cobraba muy poco, tenía una presión muy grande (dormía con dificultades muchos días) y recibía mensajes de mi jefe casi para denuncia.

Creo que es un buen resumen de la crisis de 2008-2013 y sus consecuencias, que todavía eran palpables en 2016, cuando pasó esto y me encontré, siendo Ingeniero Industrial Superior y con tres años de experiencia laboral, cobrando como un mileurista.

Finalmente, a principios de 2019, firmé un contrato de un año con una multinacional europea, con un salario importante. Pero, de nuevo, hablamos de una apuesta personal. Con 30 años firmaba un contrato temporal. Al año me renovaron por otro año más. Más o menos todo se encaminaba para conseguir otro contrato por dos años para por fin, en 2022, conseguir ese contrato indefinido en una gran empresa.

Pero aparece el coronavirus y todo se da vuelta. Mi empresa está en ERTE actualmente y el ERE está ya sobre la mesa. Los temporales, claro está, seremos los primeros en salir. Con suerte, entre nosotros y prejubilaciones, ningún indefinido se irá a la calle, aunque eso está por ver.

Comienzo otra vez desde la casilla de salida, a buscar trabajo de nuevo. Con ganas, con ánimo y con positividad, que nunca hay que perderla. Estoy acostumbrado a cambiar de empresa (vamos hacia la novena), eso no me da ningún miedo.

A lo que tengo miedo es a la precariedad, porque ya la sufrí en mis carnes. Tengo miedo a llegar a una entrevista de trabajo y que me traten como a un “junior” con 31 años. Tengo miedo a que me traten como a un recién salido de la Universidad al cambiar de sector y que no valoren mi experiencia previa, porque ya lo he vivido. Tengo miedo de que las empresas vuelvan a aprovecharse de la situación, como en la crisis anterior, y tiren los salarios al mínimo. Tarde o temprano, alguien desesperado aceptará. Y volveremos a los salarios de vergüenza para titulados superiores. Tengo miedo. Y lo peor de todo, es que esto ya lo he vivido antes.

* Alberto Gómez Colmenarejo vive en Getafe, Madrid.

Si tú también quieres compartir tu testimonio sobre cómo estás viviendo la situación provocada por el coronavirus puedes hacerlo escribiendo a testimonioscoronavirus@abc.es

Debes indicarnos tu nombre completo, DNI y lugar de residencia. Seleccionaremos las historias más representativas para publicarlas en ABC.es

Alberto GómezAlberto Gómez

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer más