Internacionales

Coronavirus: La relación entre el agua y la buena salud

Una de las primeras recomendaciones que se dan para mantener a raya el contagio dl coronavirus es lavarse las manos con abundante agua y jabón.

Pero, ¿Y quiénes no tiene acceso a agua potable lo tienen limitadamente?

En los últimos 40 años, muchas naciones han progresado mucho en el tratamiento de aguas residuales, proporcionando a los residentes agua potable y mejorando el suministro de aguas para cultivar los alimentos y la fibra necesarios.

Sin embargo, aún hay mucho por hacer.

Más del 40% de la población mundial vive en regiones donde es cada vez más escasa, y es probable que esa cifra aumente.

Todos los días, casi 1,000 niños mueren a causa de enfermedades prevenibles relacionadas con el agua y el saneamiento.

El uso del agua ha aumentado en todo el mundo en aproximadamente un 1% anual desde la década de 1980, impulsado por el crecimiento de la población, el desarrollo económico y los patrones de consumo cambiantes.

Al mismo tiempo, los suministros de agua están cada vez más amenazados por el cambio climático, el uso excesivo y la contaminación.

Por ejemplo, en 2019, los residentes de Chennai, India, tuvieron que hacer cola para obtener agua entregada por camiones cisterna porque los depósitos de la ciudad estaban vacíos.

La sequía persistente, agravada por el cambio climático, prácticamente había agotado los suministros locales.

Hoy, con el coronavirus presente en todos los continentes, excepto en la Antártida, lavarse las manos es un desafío difícil en muchos países en desarrollo.

Según los expertos en desarrollo, la crisis mundial del agua no es tanto una cuestión de escasez como de mala gestión y distribución desigual.

Afortunadamente hay muchos países que se han dado cuenta del gran problema que esto representa y ha comenzado a trabajar para cambiar las cosas.

 

 

También pueden gustarte

Leer más