Farándula

Decepción en la Xunta por la falta de datos útiles para las cuentas de 2021

Decepción en la Xunta por la falta de datos útiles para las cuentas de 2021


SANTIAGO
Actualizado:

Guardar

La Xunta volvió a salir este lunes con un regusto agridulce de una nueva cita crucial con el Gobierno central. En este caso, el demorado Consejo de Política Fiscal y Financiera, que como recordó el conselleiro de Facenda en declaraciones a los medios, ya mediada la tarde, se produjo «tarde, muy tarde». Y podría haber añadido que «mal y a rastras», pero Valeriano Martínez estuvo más comedido y lo que apuntó fue que «empezamos a tener datos, pero en modo alguno todos los datos que nos gustaría tener para que este pudiera ser un año más normal desde el punto de vista presupuestario», como «merecen los ciudadanos y las empresas».

En su valoración del CPFF, el titular de Facenda ponderó que la ministra María Jesús Montero les había trasladado, por videoconferencia, apenas «una parte del problema», lo que vendrían a ser «los recursos que provienen de la financiación autonómica»:las «entregas a cuenta» del próximo año —105.589 millones, a repartir— y la «liquidación» del 19 —otros 9.076 millones— «que se cobraría el 21».

En cambio, Martínez no ocultó que siguen careciendo de «certidumbres» en lo tocante a «tres cuestiones muy importantes. En primer lugar, citó las «retribuciones de todos los empleados públicos»; en segundo lugar, una «especie de fondo Covid para el año 21», al anunciar Montero una transferencia extraordinaria de 13.486 millones de euros a las autonomías cuya concreción está todavía en el aire;y finalmente, los «fondos estructurales de reactivación económica».

El conselleiro se extendió en este último punto, al advertir que «necesitamos conocer no tanto en su magnitud absoluta, sino que se concreten los criterios por los cuales van a ser repartidos (…), teniendo muy presente que los fondos son para la reactivación económica». Porque al titular de Facenda no le gustó la música que escuchó de la ministra, con «un enfoque coyuntural que en modo alguno coincide» con la finalidad que espera la Xunta, que no es otra que promover la reactivación, ante el socavón provocado por la pandemia de coronavirus, «a partir del 21 y señaladamente hasta el año 23», acotó el conselleiro, para conseguir «salir en positivo» de los múltiples «problemas estructurales» que ha agudizado el virus.

Acortar plazos

Así las cosas, podría decirse que contra viento y marea, «comenzamos a elaborar nuestros Presupuestos para 2021», explicó Martínez. Sin un minuto más que perder: «Vamos a poner toda la carne en el asador, tratando de acortar los plazos lo máximo posible», bajo la premisa de que el «retraso» acumulado, de más de dos meses, se vea «sensiblemente reducido», para no sumar más «incertidumbres» a las ya existentes.

Porque el Gobierno, reprochó el conselleiro, ha empujado a las autonomías, incluso a las cumplidoras año a año, como Galicia, a una «situación de anormalidad», con sus «dificultades» ya consabidas, desde hace más de dos años, para sacar adelante sus propias cuentas. Con el consiguiente efecto arrastre, al trasladar sus «incertidumbres» al resto de Administraciones: «Lo normal, a estas alturas del año, sería estar (…) ya con el ciclo presupuestario». Imposible cuando no se dan datos, y no todos, y algunos, como el objetivo de déficit, solo a modo orientativo, hasta el 5 de octubre.

A la Xunta le toca ahora «profundizar en la conformación de los Presupuestos» para minimizar daños y que apenas puedan quedar flecos, o en palabras del conselleiro, «cuestiones de tipo técnico». De paso, aprovechó la ocasión para garantizar que la Xunta procederá con «rigor», como siempre se presume en San Caetano, «tanto en los ingresos ciertos con los que podemos contar como en los gastos ciertos que nos gustaría acometer». Con unas «directrices» que no han mudado: «blindaje y refuerzo de todo el Estado del Bienestar», señaladamente «sanidad, educación y servicios sociales»; y «mantener», como hasta ahora, »la capacidad de inversión», que sitúa a Galicia en el top 2, top 3 de España.

Reproches de Caballero

El pasado jueves, Alberto Núñez Feijóo ya advertía de que «todo parece indicar que sería técnicamente imposible» tener los Presupuestos «a tiempo» para el 1 de enero, ante la tardanza del Gobierno en aportar los datos necesarios. El presidente de la Xunta lamentaba una vez más que resultaba «muy difícil empezar a diseñar algo» y admitía que venían «trabajando con fichas políticas y económicas» pero «no sustentándola en cifras», por la sencilla razón de que el Gobierno seguía sin divulgarlas.

Desde el PSOE, en cambio, Gonzalo Caballero absuelve de toda culpa al Gobierno central y la traslada a la Xunta, instando a Feijóo a «dejar las excusas el escapismo y ponerse a gobernar». El secretario general del PSdeG aseguró este lunes que el presidente «no hizo los deberes» en materia presupuestaria, como tampoco, acusó, en los ámbitos educativo y sanitario. «Queremos pedirle que gobierne», reclamó al mandatario, a quien reprochó que «se comprometió»a hacerlo «desde el primer día después del 12 de julio pero no lo hizo».

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer más