Política

El Ejército marroquí entra en el sur del Sáhara para romper el bloqueo del Frente Polisario

El Ejército marroquí entra en el sur del Sáhara para romper el bloqueo del Frente Polisario



El ejército marroquí ha penetrado en la franja desmilitarizada del extremo sur del Sáhara para romper el bloqueo al tráfico de recursos impuesto hace tres semanas por un grupo de manifestantes saharauis del Frente Polisario, según han confirmado a Efe fuentes diplomáticas marroquíes. El pasillo formado por soldados de las Fuerzas Armadas Reales (FAR) busca permitir el paso de los camiones y todo tipo de vehículos en los cinco kilómetros de franja que separan la aduana marroquí de la frontera con Mauritania.

Las fuerzas marroquíes no procederán por el momento a desalojar a los manifestantes porque, según aseguran, “los civiles no son el objetivo” y porque se trata de “una operación pacífica”, precisaron las fuentes. Los militares -no se sabe si irán o no armados- establecerán algún tipo de barrera entre la carretera y los civiles saharauis que traten de acercarse hasta ella, con el objetivo de mantener a estos civiles a tal distancia que no puedan interferir en el tráfico rodado como han estado haciendo.

Hasta el momento, ni el Frente Polisario ni las Naciones Unidas (que tienen desplegada una misión de paz en el territorio, la Minurso) se han pronunciado sobre el anuncio marroquí.

El ministerio de Exteriores marroquí acaba de publicar un comunicado en el que señala que Marruecos “ha dado todo el tiempo necesario” al Secretario General de la ONU y a la Minurso para solucionar el bloqueo pero sus esfuerzos “han resultado vanos y Marruecos ha decidido actuar (…) en plena conformidad con la legalidad internacional”.

El bloqueo de la zona desmilitarizada de Guerguerat empezó el 21 de septiembre cuando manifestantes saharauis iniciaron una protesta en contra de que la ONU no promueva la organización de un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental. El 31 de octubre, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas renovó el mandato de la misión internacional en la zona (Minurso), sin incluir la mención a la consulta, como suele ser habitual. Desde hace un año y medio, la misión sigue sin enviado especial.

La zona desmilitarizada donde se encuentra Guerguerat está regida por un llamado “Acuerdo Militar número 1”, anexo al acuerdo de alto el fuego vigente desde 1991 y firmado por Marruecos y el Polisario, que prohíbe la entrada de personal militar, entre otras cosas. Sin embargo, tanto Marruecos como el Polisario se acusan constantemente de romper este acuerdo con actuaciones que suponen una violación del alto el fuego.

El principal precedente de la tensión actual en Guerguerat tuvo lugar en 2017, cuando Marruecos y el Frente Polisario estuvieron al borde de un conflicto armado porque las autoridades marroquíes pretendían construir una carretera en este punto fronterizo. En enero de 2018, ambas partes se retiraron del lugar ante la intervención de la ONU, que pidió la máxima contención.

Protestas de la izquierda en la Eurocámara

El eurodiputado de Anticapitalistas, Miguel Urbán (GUE/NGL) ha enviado este viernes una carta al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, para pedir la implicación de la UE después de la incursión del Ejército marroquí en el sur del Sáhara.

La carta está firmada por Idoia Villanueva (Podemos/GUE/NGL); María Eugenia Rodríguez Palop (Podemos/GUE/NGL); Cornelia Ernst (Die LInke/GUE/NGL); Ozlem Demirel (Die Linke/GUE/NGL); Pernando Barrena (EH Bildu/GUE/NGL); José Gusmão (Bloco de Esquerda/GUE/NGL); Marisa Matias (Bloco de Esquerda/GUE/NGL); Ernest Urtasun (Catalunya en Comú/Greens/EFA); Jordi Solé (ERC/Greens/EFA); Toni Comín, Carles Puigdemont y Clara Ponsatí (Junts); y Ana Miranda (representante del BNG en el Parlamento Europeo).

En su carta, los eurodiputados piden que “la Unión Europea condene la acción militar marroquí contra la población saharaui en una zona bajo el control de la Minurso; que medie para asegurar que Marruecos cierre inmediatamente la brecha ilegal que ha abierto en su muro militar en la zona de Guerguerat”.

Los eurodiputados, además, piden a Borrell que la UE “adopte medidas serias y prácticas para crear las condiciones necesarias para favorecer que la Minurso ejecute el mandato primordial para el que fue creada, es decir, la celebración de un referéndum libre y justo en el que el pueblo del Sáhara Occidental ejerza de manera libre y democrática su derecho inalienable a la libre determinación y a la independencia, llevando así a buen término la descolonización de la última colonia de África”.

El eurodiputado de Anticapitalistas, Miguel Urbán, ha afirmado: “Este viernes el Ejército marroquí ha disparado contra la población saharaui, que de forma pacífica bloqueaba la ilegal carretera del Guerguerat. A pesar de lo establecido en el acuerdo de paz de 1991, Marruecos inició hace tres años el asfaltado de una carretera en esta zona con el objetivo de seguir expoliando los recursos naturales del Sahara ocupado; y hoy no ha dudado en mandar sus tropas para atacar a la población saharaui desarmada”.

“Dirigimos esta misiva al Alto Representante Josep Borrell Fontelles, para expresar nuestra preocupación y mostrar de nuevo nuestro apoyo a la protesta pacífica de la sociedad civil saharaui .Reafirmamos nuestro compromiso alcanzar una solución democrática para las aspiraciones del pueblo saharaui. Una solución que exige que pueda ejercer el libre derecho a la autodeterminación”, ha dicho Urbán.

El Gobierno español y la comunidad internacional son responsables directos de mantener incompleto el proceso de descolonización. El referéndum acordado es una de las deudas pendientes con el Sáhara.También este sábado se cumplen 45 años del Acuerdo Tripartito de Madrid. Este pacto que certificó la traición de las elites y de los diferentes gobiernos españoles al pueblo saharaui, tratando de liberando a España de sus responsabilidades, y al que la ONU no le ha reconocido la validez jurídica.

En paralelo el eurodiputado de IU, Manu Pineda, ha solicitado la comparecencia del Frente Polisario en un debate en la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo para analizar la situación de tensión que se ha desatado en el paso fronterizo de Guerguerat, “después de que Marruecos haya decidido desplegar a su Ejército en la zona como respuesta a una concentración pacífica de activistas saharauis que reclaman su legítimo derecho al referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental”.

Para Pineda, la escalada de tensión tiene dos lecturas claras. Por un lado, “Marruecos sigue vulnerando el derecho internacional sobre el Sáhara Occidental impunemente”. Por otro, cree que la escalada de tensión es responsabilidad también de la Minurso, “que no está cumpliendo con su mandato principal y parece incapaz de destensar la situación en Guerguerat, que es un territorio bajo su mandato”. “Si se permite que Marruecos incumpla unilateralmente los acuerdos de paz, la comunidad internacional estará permitiendo que se consolide la ocupación marroquí en el Sáhara Occidental, que se comercie con sus recursos naturales y se estará poniendo en peligro el alto el fuego”, ha señalado.

Prácticamente el mismo grupo de eurodiputados envió hace unos días otra carta a Antonio Guterres, secretario general de la ONU, expresando la preocupación sobre la situación en el Guerguerat y del pueblo saharaui.

Así, los eurodiputados pedían a la ONU “que asuma su responsabilidad y asegure que Marruecos cierre inmediatamente la brecha ilegal que ha abierto en su muro militar en la zona de Guerguerat, al suponer una infracción persistente del acuerdo militar y del espíritu del plan de paz”. Además, pedían que “la ONU adopte medidas serias y prácticas y cree las condiciones necesarias para que la Minurso ejecute el mandato primordial para el que fue creada, es decir, la celebración de un referéndum libre y justo en el que el pueblo del Sáhara Occidental ejerza de manera libre y democrática su derecho inalienable a la libre determinación y a la independencia, llevando así a buen término la descolonización de la última colonia de África”.

Los eurodiputados de Junts Clara Ponsatí y Toni Comín habían enviado previamente otra carta a Guterres sobre el mismo asunto.




Source link

También pueden gustarte

Leer más