Política

El presidente libanés no descarta la posibilidad de que una “interferencia externa” causara la explosión en Beirut

El presidente libanés no descarta la posibilidad de que una "interferencia externa" causara la explosión en Beirut


El presidente libanés, Michel Aoun, ha afirmado este viernes que aún no se han determinado los motivos de la explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que el pasado martes dejó devastada parte de Beirut y no ha descartado una intervención externa, un misil “o cualquier otro acto”. “No se han especificado aún los motivos de la explosión, hay posibilidad de una intervención externa mediante un misil o bomba o cualquier otro acto”, ha indicado Aoun a medios locales.

Cruce de acusaciones para esquivar la culpa y la rabia tras la explosión de Beirut

Cruce de acusaciones para esquivar la culpa y la rabia tras la explosión de Beirut

Saber más

La deflagración de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en un depósito del puerto beirutí por motivos aún no aclarados provocó una gran explosión que ha causado hasta ahora 154 muertos y más de 5.000 heridos. Aoun ha señalado que la investigación tratará de determinar las condiciones en las que estaba almacenado el químico y si la deflagración fue resultado de una negligencia o un accidente. Pero también, ha añadido, buscará determinar si la catástrofe fue provocada por una “intervención extranjera”.

El jefe de Estado dijo que ha pedido a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que le proporcione “fotos aéreas para saber qué ocurrió” exactamente en el puerto de Beirut. “Si los franceses no tienen información, la vamos a pedir a otra fuente”, ha dicho Aoun.

El Gobierno libanés dio orden el miércoles a las autoridades competentes de arrestar en sus domicilios a todas las personas que hayan tenido alguna relación con la custodia de la carga del fertilizante que explosionó y que se encontraba en el puerto desde hacía seis años. Por el momento se han llevado a cabo dieciséis arrestos, incluido el del director del puerto de la capital libanesa, por supuesta responsabilidad en la tragedia, aunque una fuente militar declaró a Efe que “un número mucho mayor” de personas están siendo investigadas. La orden se emitió después de declarar el estado de emergencia en Beirut durante quince días y al amparo de la Ley de Defensa Nacional ordenando a la autoridad militar los arrestos. 

Horas después de la enorme explosión que sembró el caos y la confusión en la capital libanesa el pasado martes, el primer ministro libanés, Hassan Diab, apuntó a un “peligroso” depósito que llevaba en el puerto desde 2014. En concreto, se supo más tarde, se refería a un cargamento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaba seis años en un almacén sin medidas preventivas, dijo, “exponiendo la seguridad de los ciudadanos”. Esta semana ha trascendido que los directores de la aduana libanesa escribieron cartas a los tribunales en al menos seis ocasiones entre 2014 y 2017 en las que exponían el riesgo de dejar la sustancia en el almacén y pedían indicaciones sobre cómo deshacerse del material, lo que ha alimentado la ira de la población contra los dirigentes libaneses.

Según informa la Agencia AP, Aoun ha dicho a los periodistas que recibió información el 20 de julio sobre el material almacenado y “ordenó inmediatamente” a las fuerzas militares y de seguridad que hicieran lo correspondiente. 

El origen del incendio inicial que provocó la explosión sigue sin estar claro. Una de las teorías citadas estos días en los medios libaneses es que el fuego comenzó cuando los soldadores intentaban reparar una puerta rota y un agujero en la pared del almacén, recoge AP. Los funcionarios del puerto han rechazado la teoría en entrevistas con la prensa local, diciendo que los soldadores completaron su trabajo mucho antes de que estallara el incendio. Otros han especulado con la posibilidad de que la fuente del incendio fueron fuegos artificiales.



Source link

También pueden gustarte

Leer más