Internacionales

El ruido poltico ahoga la voz de los cientficos

El ruido poltico ahoga la voz de los cientficos


Espaa va camino de tropezar dos veces en la misma tragedia, y la segunda vez ser ms indignante porque las autoridades estaban ms advertidas

SEBASTIN MARISCAL / EFE

Fue el pasado 7 de agosto cuando algunos de los mejores cientficos espaoles -de Rafael Bengoa a Alberto Garca-Basteiro o Margarita del Val-, alarmados por la gestin que se estaba haciendo de la pandemia, lanzaron una llamada de advertencia desde la prestigiosa revista The Lancet. Reclamaban al Gobierno una auditora externa, estrictamente tcnica, para evaluar los errores cometidos por nuestro pas no con el nimo de sealar culpables sino para evitar que sucediera precisamente lo que hoy est volviendo a suceder: que una segunda ola amenaza con reproducir en Espaa el escenario trgico de la primavera. Y esta vez tiene mayor delito, porque las autoridades estaban suficientemente advertidas. Sin embargo, Fernando Simn y Salvador Illa no solo despacharon con displicencia la propuesta de la auditora sino que han reconocido que el comit de expertos en que amparaban sus decisiones no existi como tal, que era un conjunto de asesores con los que Illa -segn confes ayer- no se ha reunido en los ltimos meses.

Meses despus, cuando Espaa vuelve a liderar la tasa de contagios de Europa, los mismos cientficos insisten desde la misma revista en la imperiosa necesidad de actuar bajo criterios tcnicos y hacerlo ya, sin perder ms tiempo y sin ceder a la tentacin suicida de esconder las responsabilidades propias bajo el ruido de la confrontacin partidista. Se trata de evitar la culpa y la crtica, solo de sumar esfuerzos a travs de un trabajo de consenso multidisciplinar, piden los investigadores. Debe de haber un equipo que recoja los datos en las comunidades autnomas y en el mbito estatal y un grupo de expertos nacionales e internacionales que hagan recomendaciones a partir de esos datos, proponen. Ideas todas razonables y urgentes que los espaoles no entienden por qu no se ponen en marcha, por qu se han perdido ocho meses en el juego estpido de las culpas ajenas y de la unidad impostada.

Los autores sealan la escasa utilidad de esa pomposa Comisin para la Reconstruccin Social y Econmica que se cre en el Congreso bajo auspicios ideolgicos, como ya criticamos aqu. Nada que ver con la reaccin que exhibi Italia, poniendo la reconstruccin en manos de gestores solventes y afrontando la autocrtica incluso en los tribunales. Gracias a esa capacidad para aprender de sus errores, la segunda ola no les ha sorprendido como la primera. Pero Espaa va camino de tropezar dos veces en la misma tragedia, y la segunda vez ser ms indignante que la primera. Ante la imagen de Snchez y Ayuso reunidos por primera vez para anunciar el estreno de una colaboracin leal, los ciudadanos se preguntan por qu se ha perdido tanto tiempo. Por qu no se escucha a los cientficos como Snchez haba presumido de hacer. Por qu no se ha legislado para dotar a todas las autonomas de un protocolo unificado y de recursos alternativos al estado de alarma. Por qu el partidismo ms zafio, incluyendo los intentos de censura y agit-prop como en Madrid, no cede siquiera ante la reaparicin de la muerte y la agudizacin de la crisis.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer más