Internacionales

El xito de Julen Lopetegui: de los recelos y los prejuicios a ganarse a la aficin del Sevilla | Europa League 2019

El xito de Julen Lopetegui: de los recelos y los prejuicios a ganarse a la aficin del Sevilla | Europa League 2019


Europa League 2019 – 2020

El entrenador, recibido de espaldas, conquista a su nuevo club con su trabajo metdico. Ha construido un equipo muy compacto, que este viernes busca, ante el Inter, su sexto ttulo de la Europa League

Julen Lopetegui, este jueves, en Colonia.

Julen Lopetegui, este jueves, en Colonia.
Friedemann Vogel / POOL EFE

El Sevilla anunci a Lopetegui y se produjo un incmodo silencio. Entre la sorpresa y la congoja, un pramo de recelos, prejuicios, estadsticas del pasado y episodios opacos. Oporto, Rubiales, Real Madrid. Garabatos y tachones. Julen Lopetegui (Astesu, Guipuzcoa; 1966) no era el preferido de nadie, salvo de Monchi. Tampoco necesitaba ms. El director deportivo buscaba un profesional competitivo, analtico y con temple en el vestuario. Dentro de su plan para modernizar el club, estaba el de encontrar un mster de confianza para reconstruir un plantel desvencijado, sin esquema claro, que viva de arreones, chispazos del escudo y raptos de talento.

Monchi quera pausa, hambre y un mtodo de trabajo inspirado en el trabajo machacn de la cantera y no en el de esos entrenadores estrella con verbo picante, estrategias laxas y vestuario engominado. Era una vuelta a los orgenes para coger impulso. Albero en el corazn y estrellas en los ojos. No slo el Ramn Snchez-Pizjun estaba en obras, tambin la identidad futbolstica de un club condenado a la exigencia.

No nos ponemos techo, dijo Julen en su presentacin. Son cosas que se dicen cuando uno se tiene que justificar ante una aficin escarmentada. Pero empez bien el invento. El equipo acab la primera vuelta de Liga en plaza de Champions y con un puado de partidos brillantes. Se vislumbraba un bloque compacto, sacrificado y pelen y slo las dudas en la delantera oscurecan su ilusionante desempeo. Chicharito fue una ancdota, Dabbur vol buscando minutos, Rony Lopes nunca demostr ser nada del otro mundo y De Jong desconcertaba por momentos. Arrancado el nuevo ao, aquellos fantasmas se encarnaron en malos resultados e incertidumbre.

En los primeros meses del 2020 fueron eliminados por el Mirands de la Copa del Rey. En la Liga, empataron tres partidos en casa, contra Athletic, Alavs y Espanyol y perdieron fuera contra Celta y Real Madrid. En Europa League, el Cluj les puso en apuros para clasificarse para octavos. La aficin pidi los papeles del divorcio. El equipo se estaba descolgando de la lucha por los puestos de Champions, era inoperante, plano y melindroso. Empezaba a verse un Lopetegui inseguro, con cambios desconcertantes, reservones; cierto vrtigo cuando tocaba apretar. Ya pas algo parecido con Pablo Machn en la temporada anterior, ese desplome de un equipo que ilusionaba. Los sevillistas se pusieron de uas. Dj vu. Fueron semanas complicadas para el tcnico, que quera transmitir tranquilidad, aun sin conseguirlo. Julen es un polvorilla. Gesticula, sufre, siente en el hueso lo que pasa sobre el csped. Es transparente en la victoria y en la derrota. La temporada es larga, deca, como si tuviera un plan, como si mascara un trozo de carne con ternillas. Empez el castigo de la grada, la espuela de colores.

La grada del Snchez-Pizjun pita y es como una voz bien dada en el comedor. Como un padre que regaa a su hijo, que le muestra con severidad y dedicacin el camino que va de lo malo a lo bueno. Con ese mismo cario, con esa misma desconfianza. En tiempos de aficiones desbravadas, de una estirada correccin, tan alejada de este deporte, no slo no hay que pedir perdn sino reivindicar esta incansable tutela. El que pita se siente responsable. Educar exige persistencia, paciencia, dudas y errores. Nadie nace sabiendo. El amor a los colores no debe taparlo todo, no es un salvoconducto hacia la inmunidad. Lopetegui reaccion con aplomo. No se enemist con la grada. No se hizo la vctima. Apret los dientes y el vestuario le mostr su cario. Estaban con l y lo demostraron en el cadalso de hierba. Volvi a dar galones a Banega. Kound se agigant en el centro de la defensa. Ocampos no dej de brillar. Una trabajada victoria contra el Getafe, competidor por las plazas europeas, recondujo la situacin. Luego lleg el virus, y el ftbol dormit.

Se reanudaron las competiciones en junio, y el Sevilla ya fue imparable. Invictos en Liga, con plaza de Champions y empatados a puntos con el Atltico de Madrid, los de Lopetegui aterrizaron en Alemania pisando el pasto como elefantes. La Roma sucumbi a su ftbol grantico. Un martillo piln. Luego el Wolverhampton y ya en semifinales el Manchester United, que se encontr con un providencial Bono. Todos suman en un equipo trabajado a maza y cincel. A una final a la que se llega qu hay que hacer?, pregunt Lopetegui a sus futbolistas, con Luis Aragons en el recuerdo. La respuesta se la darn esta noche, frente al Inter de Miln de Conte. Un equipo que tambin ha crecido en este ltimo e improvisado tramo de la temporada. En Colonia, el Sevilla buscar extender su rico palmars en la Europa League, competicin ganada en cinco ocasiones: 2006, 2007, 2014, 2015 y 2016. Navas, Ocampos y Banega (se despide para jugar en Arabia Saud) son piezas bsicas en el bloque de Lopetegui. Enfrente tendr a uno de los clubes mas laureados de Europa, con tres trofeos de campen de la Copa de la UEFA: 1991, 1994 y 1998. La veterana de Godn y el poder ofensivo de Lautaro y Lukaku son las principales bazas de la escuadra preparada por Antonio Conte. El tcnico italiano fue el artfice del renacimiento del Juventus a principios de la ltima dcada, y campen de Inglaterra con el Chelsea.

Julen, sea cual sea el resultado en la final de esta noche, ha devuelto a Monchi el cario depositado en l. Ha construido un conjunto con futuro, con puerto de destino, con identidad y dureza. Que sabe jabear, que sabe encajar, que est unido de puertas hacia dentro. Luego vendr el mercado, nuevos nombres, dolorosas despedidas; pero la casa se mantendr intacta. Ser acogedora. Vivir grandes noches. Arengas y sueos. En una temporada para Lopetegui de redencin y felicidad, de esperanzadora cosecha; su hogar en el maana.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer más