Política

Global | 10 pasos para reequilibrar nuestro mundo en tiempos de crisis – El Salto

Global | 10 pasos para reequilibrar nuestro mundo en tiempos de crisis - El Salto


La epidemia de coronavirus nos deja una cosa muy clara: estamos interconectados, y estamos todas en el mismo barco.

Sin embargo, nuestra mayor vulnerabilidad proviene de un sistema en el que el dinero, los recursos y el poder se han ido acumulando durante demasiado tiempo.

Aquí proponemos 10 pasos que pueden seguir los más privilegiados para restablecer la circulación necesaria para que todos los sistemas vivos prosperen.

1. Sé extraordinariamente generoso con las personas más afectadas por la situación

Revisa tus privilegios y apoya activamente a los colectivos que generalmente no cuentan con una acumulación de recursos, sufren discriminación o son pasados por alto: las personas enfermas y ancianas, los trabajadores sanitarios, las madres y padres solteros, los trabajadores indocumentados, las personas subempleadas, los trabajadores por cuenta propia, con contratos temporales, salarios bajos o que han sido despedidos, las personas racializadas e indígenas, los inmigrantes, las personas sin hogar y refugiados, población reclusa o exconvictos, los veteranos de guerra, las personas con discapacidad y colectivos LGBTQ+. Esto ayuda a que las personas comprendan quiénes son las más afectadas, nos ayuda a repartir los recursos de manera más eficiente y contribuye a corregir errores sistémicos. Este artículo en inglés refleja cómo el brote de coronavirus afecta de manera sobredimensionada a la población negra.

2. Reduce los alquileres de los inquilinos y las pequeñas empresas 
No desahucies a ninguna persona ni empresa. Retrasa los pagos del alquiler. Alquila las viviendas y locales vacíos. Esto permite que todo el mundo mantenga sus hogares y negocios en tiempos difíciles. Algunos caseros ya están apostando por ofrecer un respiro financiero y no cobrar el alquiler.

3. Congela o cancela los pagos de préstamos y facturas de los particulares y las pequeñas empresas 
Como mínimo, suspende los intereses o las multas para que no sigan acumulándose y extiende los plazos de los pagos de préstamos y facturas. Ofrece préstamos sin garantía, sin intereses o planes de amortización a particulares, pequeñas empresas y empresas sin ánimo de lucro que lo necesiten. Esto garantiza que no penalicemos a las personas y los negocios debido a circunstancias imprevistas. Aquí podemos ver cómo la administración de EE. UU. detuvo temporalmente los pagos de intereses sobre préstamos estudiantiles federales. 

4. Apoya a tus trabajadores y equipos
Facilita o aboga por las siguientes medidas: oportunidades de teletrabajo (cuando sea posible), ayudas para el cuidado de niños, bajas remuneradas por enfermedad, horarios flexibles, bonificaciones anticipadas y no planificadas y garantías de empleo para los próximos meses. Reduce la correlación entre jerarquía y salarios. Rechaza los comportamientos racistas y ten más paciencia con las ineficiencias, los errores, el estrés y la tensión con tus empleados y compañeros. Esto proporciona a las personas seguridad y una mayor capacidad para hacer frente a las exigencias laborales y familiares. Esta empresa está cerrando sus tiendas, pero sigue pagando a todos sus empleados.

5. Deja el dinero en tu ámbito local
Compra en los negocios más cercanos, especialmente los más pequeños. Sé generoso con las propinas (si procede). Compra tarjetas regalo y prepago para servicios futuros. Apoya a las personas cuyas actividades y eventos hayan sido cancelados, a través de compras online, suscripciones y mecenazgo. Rechaza los reembolsos o dona ese dinero a una organización benéfica afiliada. Transfiere el dinero de tu empresa y los ahorros a una cooperativa de crédito local o a un banco comunitario. Esto hace que el dinero siga circulando dentro de nuestras comunidades y que los servicios sigan operativos. Estos datos ilustran de manera exhaustiva por qué es importante hacer negocios en el ámbito local.

6. Aumenta tus donativos
Da antes de que la gente pida. Brinda apoyo a las personas, familias y servicios sociales de primera línea, así como a aquellos que trabajan para crear un sistema económico más equitativo y resiliente. Si recibes beneficios de las fluctuaciones tus inversiones, empléalos con generosidad y dona acciones a organizaciones sin ánimo de lucro. Esto reduce la probabilidad de que haya personas que se queden atrás. Algunos líderes ya están aumentando sus donativos.

7. Haz un voluntariado virtual y/o en persona (donde sea seguro)
Ofrece tu ayuda telemática a organizaciones sin ánimo de lucro y acompaña a través del teléfono o las redes sociales a las personas que puedan sentirse más solas. Si es posible el distanciamiento social, haz un voluntariado en tu banco de alimentos, en un refugio para personas sin hogar o en cualquier otro proveedor de servicios de primera línea. Recoge las compras, la correspondencia u ofrécete a cuidar a los niños de las personas más necesitadas. Dona sangre (si gozas de buena salud). Esto nos da a todos la oportunidad de actuar. Aquí tienes cientos de oportunidades de voluntariado virtual. 

8. Comparte tus recursos y excedentes
Haz un inventario de tus suministros y un cronograma para repartir lo que estés dispuesto a compartir. Entrega alimentos, artículos esenciales, productos sanitarios de alta gama y tarjetas regalo a personas, tu banco de alimentos local, grupos de entrega de comidas u otros servicios de apoyo. Si tienes tierras de cultivo, comparte los excedentes y facilita el acceso a tu patio o propiedad para crear un huerto comunitario. Esto garantiza que haya suficiente para todas y que los recursos no estén inactivos. Cientos de redes de ayuda mutua se están movilizando en respuesta al coronavirus.

9. apoya programas afines y propuestas legislativas 
Defiende los programas y las leyes que apoyan a los inquilinos, las pequeñas empresas, los trabajadores y las organizaciones sin ánimo de lucro, al tiempo que priorizan la asistencia a las personas enfermas y ancianas, los trabajadores sanitarios, las madres y padres solteros, los trabajadores indocumentados, las personas subempleadas, los trabajadores por cuenta propia, con contratos temporales, salarios bajos o que han sido despedidos, las personas racializadas e indígenas, los inmigrantes, las personas sin hogar y refugiados, población reclusa y exconvictos, los veteranos de guerra, las personas con discapacidad y los colectivos LGBTQ+. Esto ayuda a reforzar los cambios estructurales que necesita nuestro sistema. Twitter ha prohibido el discurso de odio en torno a la edad, la discapacidad y la enfermedad. 

10. Predica con el ejemplo
Inspira a otras personas más privilegiadas a seguirte. Esto crea un efecto dominó de ayuda. La campaña de esta mujer está inspirando a muchos a practicar #viralkindness, igual que la oleada de solidaridad en España con #yoayudo.

clismon modesta

Arte original de Miguel Brieva Clismón

Gracias a las siguientes personas de todos los rincones del mundo, que ayudaron a editar este artículo: Dien Vo, Natalie HolmesCrystal ArnoldKatia SolTía Laída Fé, Victoria Saint, Claire Sommer, J’aime Powell, Alexa Bernard, Bonnie Cohen y Kokayi Nosakhere.






Source link

También pueden gustarte

Leer más