Farándula

Inés Arrimadas ofrece su apoyo a Pedro Sánchez para decretar el estado de alarma

La presidenta de Ciudadanos, tras una reunión urgente de su Comité Permanente


Madrid
Actualizado:

Guardar

En apenas quince días la posición de Ciudadanos (Cs) ha cambiado. El partido de Inés Arrimadas ha pasado de ver «evitable» la aplicación del estado de alarma en la Comunidad de Madrid a trasladarle a Pedro Sánchez su apoyo en el caso de que vea «necesario» aprobarlo en toda España; algo que los liberales ven más que probable si realmente se quiere imponer un toque de queda a la población e impedir «un confinamiento total» en el futuro.

Esta medida, aplicada ya en otros países, es precisamente por la que Cs justifica su cambio de criterio. Arrimadas ha enviado un mensaje esta mañana al presidente del Gobierno, después de una conversación entre sus equipos, y le ha tendido la mano para que establezca una estrategia nacional con «un instrumento jurídico que dé certidumbre». La evolución de la pandemia en España no ha sido positiva en las últimas semanas -ayer se batió el récord de contagios diarios a nivel nacional- y Cs urge a tomar «medidas contundentes», amparadas bajo el paraguas del estado de alarma. El objetivo es que a medio plazo sea necesario un confinamiento tan severo como el aplicado en la primera oleada del Covid-19.

Arrimadas ha comparecido en la sede nacional de Cs escoltada por el vice secretario general del partido, Carlos Cuadrado, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís. También estaban conectados telemáticamente la secretaria general, Marina Bravo, el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, el vicepresidente de Andalucía, Juan Marín, y la vicepresidenta de la Región de Murcia, Isabel Franco. Una imagen de unidad, después de la reunión «urgente» que han mantenido esta mañana con el Comité Permanente de Cs.

«Llevamos meses diciéndole al Gobierno que no podían lavarse las manos. Hemos sido el único partido coherente. De esta no se sale solo con criterios autonómicos. Necesitamos una estrategia nacional y un instrumento jurídico que dé certidumbre», ha arrancado Arrimadas, respaldada por la plana mayor de su partido. La líder de Cs, muy crítica con la gestión del Gobierno, considera que se ha llegado a una situación en la que si no se toman ya medidas drásticas, en el futuro será inevitable «un confinamiento total» como el de marzo.

Medidas sin miedo

Por ello, Arrimadas ha apremiado al Gobierno a actuar ya, sin miedo a acusar «desgaste político» por sus decisiones o a no conseguir el respaldo del Congreso de los Diputados. «Me preocupa que el Gobierno no quiera tomar medidas porque no tiene garantizada la estabilidad en el Congreso. Ese es el problema de apoyarse en un puñado de partidos nacionalistas», ha señalado, y ha solicitado a Sánchez que mire de una vez hacia el PP y Cs.

La líder de los liberales ha reivindicado la «coherencia» de los suyos y ha aseverado que han huido «de falsos optimismos, de luchas entre partidos y de peleas en la Justicia, en platós de televisión o en ruedas de prensa». Un mensaje con dirección Moncloa, pero con copia adjunta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con quien Cs ha mantenido fuertes discrepancias en las últimas semanas.

Pero Arrimadas no se ha limitado a ofrecer su apoyo a Sánchez para decretar el estado de alarma a nivel nacional, sino que le ha garantizado los diez escaños de Cs en el Congreso «si son necesarias prórrogas». Una actitud a la que quiere atraer al PP, al que ha pedido «lealtad» a España. En las próximas horas, según ha desvelado Arrimadas, pretende conversar con Pablo Casado para tantear su posición e intentar convencerlo de que lo mejor en estos momentos es que el Ejecutivo tome «el control de la situación» y establezca criterios comunes para toda la nación.

Respuesta de Sánchez decepcionante

«Yo espero de verdad que el presidente del Gobierno asuma un plan nacional. Le ofrezco lealtad porque queremos un plan nacional. No podemos seguir gestionando por fascículos ni por territorios», ha respondido, preguntada por la «declaración institucional» que tenía prevista el jefe del Ejecutivo a la una de la tarde. «Le pido al presidente Sánchez que no pierda ni un minuto más. Esto no es un problema de comunidades autónomas, es un problema de país», ha incidido Arrimadas.

Pero el discurso de Sánchez, en tono grave pero sin anunciar ninguna nueva medida -el presidente ha vuelto a dejar en manos de las autonomías solicitar el estado de alarma-, ha decepcionado a Cs. Fuentes del partido consultadas por ABC creían que Sánchez iba a dar el paso de asumir el control de la pandemia, pero dicen que se ha limitado a lanzar un alegato «hueco» de contenido.

La líder de Cs cree que se ha llegado a esta situación porque el Gobierno «se ha lavado las manos» y ha habido «diecisiete estrategias» distintas para hacer frente al coronavirus. Su partido, en el decreto de «nueva normalidad», pactó con el Gobierno un plan de actuaciones coordinadas que, según ella, el Ejecutivo no ha puesto en práctica. Por eso, ahora hay que pasar a un «plan de contención de la segunda ola». «No se puede dejar que cada comunidad haga lo que quiera o lo que no quiera», ha zanjado.

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer más