Economía

la comedia ganadora del Emmy que es un triunfo familiar

la comedia ganadora del Emmy que es un triunfo familiar


Para algunos, el rotundo triunfo de la serie Schitt’s Creek en la categoría de comedia de los Emmy fue una sorpresa. No solo porque el programa que se emite por Comedy Central ganó los siete premios en los que competía -algo que ningún otro programa del género había logrado-. Sino también porque muchos no tienen al ciclo rodaje n su radar. O si lo conocían desconfiaban de que un pequeño emprendimiento familiar nacido en Canadá pudiera vencer a series de gigantes como Netflix, Amazon Prime Video y HBO.

Claro que más allá de la historia de éxito del pequeño David frente a los Goliat del streaming, lo cierto es que Schitt’s Creek no ocurrió de la noche a la mañana. De hecho, se podría decir que llevó décadas de preproducción.

El programa fue originalmente emitido y producido por CBC, la TV pública canadiense. Y tiene una larga historia asociada a los más selectos comediantes de ese país. Eugene Levy y Catherine O’Hara son tesoros nacionales desde los años 70, cuando se conocieron mientras él protagonizaba el musical Godspell junto a Martin Short, Gilda Radner y Victor Garber, entre otros.

O’Hara, algo menor que el resto del grupo, los miraba fascinada desde la platea, pero cuando fue la hora de iniciar una compañía de comedia ella formó parte indispensable de lo que sería SCTV, un ciclo televisivo que hizo famoso a todo el grupo. De allí, varios se trasladaron a la industria del entretenimiento de Estados Unidos, probaron suerte en el cine y el teatro y en el caso de Levy y O’Hara, fueron elenco estable de las comedias de Christopher Guest.

La historia

Pero el reconocimiento masivo llegó con Schitt’s Creek. Allí, la amistad de décadas entre ambos funcionó como el catalizador de la idea que rondaba por la cabeza de Daniel Levy, el hijo de Eugene. Con su limitada experiencia televisiva, Daniel le propuso a su padre que desarrollaran juntos la historia de la familia Rose. Se trata de un grupo tan desopilante como ridículo que, cuando papá Johnny descubre que una estafa y su fortuna se desvaneció debe mudarse al pequeño pueblo de Schitt’s Creek, un lugar que compraron como una broma hace años. Y allí van entonces los Rose, con mamá Moira (O’Hara) y sus pelucas a la cabeza, seguida por su excéntrico y solitario hijo David (Levy) y su hija Alexis (Annie Murphy).

Durante seis temporadas, Schitt’s Creek contó una historia tan graciosa como tierna. Presentó personajes con habilidad para crecer y evolucionar sin dejar de ser ellos mismos y logró darle a cada uno de los habitantes de ese pueblo perdido un relato propio, una identidad que hizo que el público se riera con ellos y que los votantes de los Emmy reconocieran el valor de una gran comedia hecha con las mejores intenciones.

Por: Natalia Trzenko

La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!




Source link

También pueden gustarte

Leer más