Internacionales

La forma en la los celulares están cambiando nuestros huesos

Aun cuando los huesos se desarrollan debido al ADN de la persona, se ha comprobado que esto puede cambiar debido a lo que se enfrenta el individuo.

Este tipo de descubrimientos ha llevado al desarrollo de una disciplina llamada “osteobiografía”, que es  básicamente la biografía de los huesos.

En ella se estudian los huesos para descifrar el tipo de vida de la persona.

En los últimos estudios se ha descubierto que la vida moderna ha cambiado nuestro cuerpo.

Hay muchos ejemplos de esto, desde la aparición de un bulto en la base del cráneo, al descubrimiento de que nuestras mandíbulas son más pequeñas.

Lo que nuestros huesos revelan

Si en el futuro de llega a utilizar una técnica para  estudiar nuestros huesos se descubría como la tecnología ha moldeado nuestro esqueleto.

Existe un abultamiento en punta llamada  “protuberancia occipital externa” y se encuentra en la parte posterior del cráneo, justo arriba del cuello.

Cuando se descubrió, en 1885, se creía que era tan extraña que no había necesidad de ponerle nombre.

Sin embargo, luego de un estudio descubrieron que era mucho más común en las personas de entre 18 y 30 años.

Se cree que la protuberancia es debido al uso de la tecnología.

Cuando inclinamos nuestra cabeza para leer algo e nuestros teléfonos doblamos el cuello hacia adelante y debemos hacer un esfuerzo inusual por el peso de nuestra cabeza.

La cabeza de un adulto pesa por lo menos 4,5 kilos.

Por ende, el cuerpo responde creando un cada extra de hueso de hasta 30mm.

Esto trae la duda de por qué nuestros antepasados no desarrollaban esta protuberancia al leer libros.

Y la explicación es que nosotros pasamos mucho más tiempo inclinados sobre nuestros teléfonos que los ante los libros.

 

También pueden gustarte

Leer más