Internacionales

La inaccin del Gobierno nos conduce a otro desastre sanitario

La inaccin del Gobierno nos conduce a otro desastre sanitario


La ya demostrada negligencia e incompetencia del Gobierno puede volver a poner en peligro la seguridad sanitaria de todo el pas

Ha quedado acreditada la falta de credibilidad de Fernando Sim

Ha quedado acreditada la falta de credibilidad de Fernando Simn.
REUTERS

Si hay un discurso que refleja la absoluta irresponsabilidad del Gobierno en la gestin de la pandemia fue el que Pedro Snchez pronunci en La Corua durante la campaa de las elecciones gallegas. Entonces, pidi a los ciudadanos que no se dejasen “atenazar por el miedo” y afirm con conviccin: “Hay que salir a la calle, hay que recuperar la economa, disfrutar de la nueva normalidad. Y hay que ser conscientes de que el pas est mejor preparado para los rebrotes”. Era el 4 de julio. Hoy, mes y medio despus, no hay un Estado en Europa que est en peor situacin que Espaa en nmero de contagios, tanto en trminos absolutos como relativos. El presidente del Gobierno y todo su equipo se han convertido, sin duda, en un autntico peligro para la seguridad sanitaria del pas y para la vida de los ciudadanos ms vulnerables.

Es cierto que se han dado episodios de comportamientos incvicos de muchas personas que, siguiendo el aliento temerario de Snchez, no han respetado las medidas de prevencin, ni en el uso de las mascarillas, ni en el mantenimiento de la distancia social, ni en la disciplina de la higiene. Pero eso no explica por s solo que los hospitales estn recibiendo cada da ms enfermos de Covid y las UCIs hayan empezado a estar de nuevo ocupadas, amenazando con un nuevo colapso del sistema sanitario similar al de la pasada primavera, como han alertado las principales asociaciones de mdicos.Estos profesionales ya han advertido que no estn dispuestos a un nuevo sacrificio heroico como el de meses atrs -que se llev la vida de 61 mdicos y provoc el contagio de miles de ellos-, puesto que el Gobierno no ha cumplido su compromiso de reforzar la atencin primaria y los centros de salud, dotndolos de ms recursos, de ampliar las plantillas de sanitarios y reducir la precariedad laboral, de hacer reservas de material y de medicamentos, de incrementar las PCR y el nmero de rastreadores, y de establecer cauces eficientes de colaboracin entre las distintas administraciones.

Y es que, llegada la nueva normalidad y tras la finalizacin del estado de alarma -durante el cual el Ministerio de Sanidad impuso su autoridad de forma unilateral, arbitraria e inflexible, desatendiendo consejos y ayudas, provocando el desabastecimiento de material sanitario, ocultando datos, manipulando estadsticas e inventndose un equipo de expertos que nunca existi- el Gobierno se desentendi de sus obligaciones de coordinacin, delegando toda la responsabilidad en unas comunidades autnomas sin demasiado margen de actuacin, que carecen de directrices claras e iguales para todo el territorio y de la cobertura legal necesaria para aplicar nuevas medidas de prevencin sin interferencias jurdicas. Simplemente, el Gobierno desapareci y los ministros (en especial los de Sanidad, Interior y Educacin) se fueron de vacaciones, en lugar de adelantarse a la anunciada segunda ola de contagios y renunciando a ejercer su papel de liderazgo poltico, dejando como nico portavoz a un funcionario como Fernando Simn, sin ninguna credibilidad ni fiabilidad.

En este sentido, las medidas que pueda aprobar hoy el Consejo de Ministros extraordinario irn necesariamente por detrs del virus. Pero resulta urgente que, a pocos das del inicio del curso, el Gobierno explique cmo va a garantizar en todo el pas la seguridad de alumnos y profesores en los centros educativos, principal preocupacin de las familias. Todo indica, sin embargo, que se estn reproduciendo los mismos errores y que la negligencia ya demostrada por el Gobierno nos puede conducir a un nuevo desastre sanitario.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer más