Política

Más de cien mil personas exigieron este domingo a Lukashenko que deje el poder


24-08-20.-Más de 100 mil personas protestaron el domingo en la capital de Bielorrusia, exigiendo la salida del autoritario líder del país a quien acusan de ganar las elecciones mediante fraude.

La protesta amplía la ola de descontento que ha invadido a Bielorrusia desde las disputadas elecciones hace dos semanas. 

La manifestación llenó la Plaza de Independencia en Minsk, un área de siete hectáreas cuadradas (17 acres cuadrados). No hubo un cálculo oficial del tamaño de la multitud, pero parecía ser de unas 150 mil personas.

Varios vehículos policiales estaban situados en el perímetro de la plaza, pero los agentes no intentaron dispersar a la multitud. Hace pocos días unas 7 mil personas fueron arrestadas — algunas de ellas heridas a palos o por perdigones de goma ante la ola de protestas contra el presidente Alexander Lukashenko, quien dice haber ganado las elecciones del 9 de agosto.

“Vete”, “Confiamos, podemos, ganaremos” y “Viva Bielorrusia”, fueron las principales consignas coreadas hoy por los manifestantes, que salieron a las calles de esa antigua república soviética para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto.

“Si realmente ganó las elecciones (con el 80% de los votos), entonces, ¿por qué tanta gente está saliendo a las calles a manifestarse contra él?”, pregunta Ievgeni, un joven de 18 años.

Lukashenko “quiere que todos se dispersen y vivan como antes (de la votación). Pero nada nunca volverá a ser igual”, insiste por su parte Nikita, de 28 años.

Otros miles de detractores del eterno presidente gritaban “Libertad” y “Lukashenko al furgón policial”.

La principal marcha opositora se celebró hoy en Minsk, donde la oposición reunió a cerca de 200 mil personas, repitiendo así el éxito de la convocatoria de la semana pasada, según sus propios cálculos.

El acto en Minsk contó con la asistencia de los dirigentes opositores María Kolésnikova y Pável Latushko, ambos miembros del presidium del consejo coordinador para el traspaso pacífico del poder en el país, según imágenes difundidas en medios bielorrusos.

Al intervenir ante los manifestantes, Kolésnikova llamó a continuar las protestas y el boicot a las autoridades, al tiempo que comparó la “resistencia” bielorrusa con una maratón que los opositores van a ganar, prometió.

Las protestas contra los resultados de las elecciones en Bielorrusia se han saldado hasta ahora con cerca de 7 mil detenidos y decenas de desaparecidos.

Esta mañana, los medios bielorrusos informaron sobre la muerte de uno de los manifestantes cuyo paradero se desconocía desde el pasado día 12.

Las autoridades han confirmado hasta ahora la muerte de tres personas durante las protestas que estallaron en el país tras el anuncio de los resultados electorales, aunque los activistas afirman que su número es al menos el doble.

Este domingo, en algunas ciudades bielorrusas los manifestantes homenajearon la memoria de los muertos durante la crisis política en el país con un minuto de silencio.

El homenaje quedó interrumpido por sendos anuncios hechos por las fuerzas del orden por megafonía en Minsk y Gomel, a lo que los congregados respondieron al grito de “Vete” o “No olvidaremos y no perdonaremos”, según grabaciones difundidas en redes sociales.

Simultáneamente con las manifestaciones de la oposición, en Bielorrusia tuvieron lugar actos, mucho más minoritarios, de los partidarios del presidente Lukashenko, que mantiene las riendas del país desde hace más de un cuarto de siglo.

Las imágenes de las acciones progubernamentales fueron difundidas por medios estatales de ese país, que minimizaron la cobertura y la magnitud de las movilizaciones de la oposición.

Desde las primeras horas de la mañana la policía reforzó su presencia en el centro de la capital bielorrusa, donde fueron desplegados numerosos vehículos policiales y unidades de antidisturbios.

La Policía de Minsk difundió además un comunicado en el que advirtió a los ciudadanos contra la participación en actos no autorizados y alertó sobre unas “provocaciones” que podrían tener lugar durante esas concentraciones.

Más tarde, las fuerzas de seguridad bielorrusas desplegaron vallas frente a algunos edificios en el centro de la ciudad y cercaron la Estela de Minsk, lugar habitual de las concentraciones de la oposición desde el estallido de las protestas, lo que hizo temer un enfrentamiento entre manifestantes y uniformados.

En el poder desde hace 26 años, Lukashenko, de 65 años, prometió que iba a “resolver el problema” de las manifestaciones que, según él, están instigadas desde el exterior, y puso en estado de alerta al ejército, acusando a la OTAN de maniobrar ante sus fronteras.

*Con información de AP y EFE





Source link

También pueden gustarte

Leer más