Internacionales

Snchez deja el futuro en manos del separatismo

Snchez deja el futuro en manos del separatismo


Los grandes vencedores de estos Presupuestos fueron nicamente los extremistas: Iglesias, Rufin y Otegi

MARISCAL / EFE

La primera decisin de Pedro Snchez tras descabalgar a Rajoy fue anunciar que gobernara con los Presupuestos del PP. Fue el mejor ejemplo de la personalidad de un aventurero ayuno de ideas y convicciones, incapaz de sostener principio o compromiso alguno, movido nicamente por el afn personal de poder. Para l lo primero era el poder, obtenerlo a cualquier precio, y luego pensar para qu en funcin de con quin. El segundo mejor ejemplo de su condicin se produjo ayer cuando, despus de

gobernar dos aos y medio con las cuentas del adversario, logr aprobar

unas cuentas apoyadas por los enemigos de la Constitucin

. Los mismos contra los que pidi el voto en campaa. Los mismos con los que prometi que no pactara. De modo que Snchez solo ha podido coronar su plan presupuestario sobre la mentira y la traicin.
Los espaoles necesitaban unos Presupuestos sensatos y moderados que canalizaran los fondos europeos en mitad de una recesin sin precedentes: la OCDE nos pone a la cola del mundo desarrollado junto con Argentina. Pero la alternativa de Cs fue despreciada.

Los grandes vencedores de la jornada de ayer fueron nicamente los extremistas

. Fueron Iglesias, Rufin y Otegi, perfectamente conscientes de que acababan de colonizar con xito la agenda de Moncloa para el resto de la legislatura. Snchez podr en principio completarla, pero el precio lo paga ya el PSOE, convertido en cscara vaca, en nave nodriza del separatismo y la extrema izquierda.
Que apenas se haya hablado del aspecto tcnico de estos Presupuestos resulta natural cuando las hipotecas polticas necesarias para su aprobacin han sido de tal calibre. Con Bildu reclamando la repblica vasco-navarra, ERC imponiendo la renuncia a la vehicularidad del castellano y el castigo fiscal a Madrid y Podemos afirmando el derecho de autodeterminacin y exigiendo los indultos antes de febrero, lo de menos es sealar

la diagnosticada insolvencia de unas cuentas cuyo cuadro macroeconmico es insostenible

. Eso no es optimismo: es insultar la inteligencia de los economistas. Ningn organismo independiente, pblico o privado, se las cree. El hachazo fiscal planteado no solo no compensar el desplome de la recaudacin -en 2020 se estima que el PIB se contraiga un 11%, cifra propia de un conflicto blico-, sino que provocar la retraccin del consumo, golpear el crecimiento y disparar el desempleo, mientras el dficit y la deuda alcanzan cotas nunca vistas.

Lo probable es que el deterioro de la situacin econmica estimule an ms las tendencias populistas

de este Ejecutivo. El peronismo econmico -la extensin de la prohibicin de los desahucios es una muestra ms- se acompaar de ataques crecientes a las instituciones, de la Corona a la Justicia, al objeto de anular los contrapoderes democrticos. Y en medio de esta deriva autoritaria y ruinosa, los ciudadanos se encomiendan a la vigilancia de Europa a falta de una oposicin unida en torno a la defensa cabal de la democracia del 78, hoy en serio riesgo de extincin.

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer más