Internacionales

Una coalicin tan desunida como trilera

Una coalicin tan desunida como trilera


El presidente del Gobierno, Pedro S

El presidente del Gobierno, Pedro Snchez.
JAVIER BARBANCHO MUNDO

El Ejecutivo de coalicin se resquebraja y cada vez se hacen ms patentes las dificultades que existen para mostrar cierta imagen de unin y armona entre el PSOE ms personalista de los ltimos tiempos y el ala ms extremista de Podemos, dominada por esa querencia a comportarse como lo que es desde su origen: un movimiento caudillista para ms gloria de Pablo Iglesias y no una formacin de gobierno. Esta semana, han sido las diferentes voluntades expresadas para buscar acuerdos que posibiliten unos presupuestos acordes a la crisis actual lo que ha enfrentado con saa a los socios. Mientras en su comparecencia del martes Pedro Snchez haca un llamamiento para lograr un acuerdo “de pas” que implique a todas las fuerzas polticas sin excepcin para aprobar unas cuentas pblicas que cuenten con el mayor respaldo posible, los dos portavoces de la direccin nacional de la formacin morada le marcaron ayer algo ms que una lnea roja al presidente: le dieron un ultimtum. Rafael Mayoral e Isabel Serra amenazaron en rueda de prensa a Snchez con boicotear cualquier pacto que se abra ms all de los partidos que posibilitaron su investidura, “nica garanta”, dicen, “de que haya unos presupuestos sociales”. Pero… qu concepcin de progreso puede tener alguien que asume que este solo llegar si as lo prescriben partidos independentistas o herederos del terror de ETA?

Tampoco es que al presidente le haya asaltado, de repente, un ataque de responsabilidad, ni que se arrepienta de haber conseguido la poltrona de La Moncloa gracias a la investidura Frankestein. Su mano abierta a los partidos constitucionalistas, sobre todo a Cs, con quien guarda buena sintona desde apoyo a las prrrogas del estado de alarma, responde a que los nmeros, de otra manera, no pueden dar. Ejemplo de ello es que las relaciones PSOE-ERC estn rotas. Los republicanos se quieren desvincular del Gobierno central para mostrarse fuertes ante los suyos por las inminentes elecciones catalanas. Y, a la vez, Snchez sabe que no puede enviar a Europa unos presupuestos que no respondan de manera fehaciente y rigurosa a otra intencin que no sea sacarnos de la profunda crisis econmica que se avecina. El desembolso econmico que ha hecho Bruselas para ayudar a toda la UE es demasiado grande como para responder ahora con unas cuentas configuradas a base de golpes de efecto para contentar al votante. Conocedor de esta situacin, el presidente no obvia que se encuentra en una especie de callejn sin salida, por eso el PSOE ha respondido al ultimtum de Podemos con otro: o presupuestos de todos, o los de Montoro.

No hay que desdear, sin embargo, otra posibilidad. Pese a las desautorizaciones entre socios, ya estamos acostumbrados a comprobar que las grietas de la coalicin se dejan a un lado si ambos partidos pueden sacar beneficio de la situacin. Y no es descabellado pensar que, cual trileros, PSOE y Podemos estn comportndose como Dr. Jekyll y Mr. Hyde para ver qu personaje les viene mejor en esta ocasin.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer más