Farándula

Unidas Podemos refuerza su relación con Bildu y ERC para aislar a Ciudadanos del acuerdo presupuestario

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante el Pleno del Congreso que debate este miércoles el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado para 2021


Madrid
Actualizado:

Guardar

La rápida celebración en Twitter del vicepresidente segundo cuando Bildu anunció que apoyaría los Presupuestos estaba calculada. Después de una serie de contactos la formación «abertzale» había comunicado a Pablo Iglesias unas horas antes que adelantarían el anuncio antes del debate parlamentario.

En las últimas semanas UP ha fomentado e incentivado la relación con Bildu y ERC para intentar aislar a Ciudadanos (Cs) del acuerdo presupuestario. ¿Por qué? Por un lado, explican que sería «inviable» aprobar «políticas de izquierdas» apoyando los Presupuestos en el partido de Inés Arrimadas y por tanto no se desarrollaría el acuerdo de coalición; por otro lado, temen que Cs se fortalezca y resulte muy seductor para los socialistas. Este último extremo también preocupa a ERC y Bildu, que prefieren un Ejecutivo donde Podemos tenga su cuota por pequeña que sea.

UP reconoció desde un principio que en minoría no podían plantear ningún veto en las negociaciones y que el rumbo lo marcaría el PSOE. Pero Iglesias y sus dirigentes de confianza se centraron en propiciar y exagerar un escenario que suscite el rechazo ideológico de Arrimadas a un acuerdo. Tensando hasta donde han podido.

El compromiso del Gobierno arrancado por Podemos para limitar los «precios abusivos» del alquiler, la enmienda a la Ley Educativa de la ministra Isabel Celáa que elimina el castellano como lengua vehicular o Iglesias ensalzando ayer «la responsabilidad y compromiso» de Bildu «con políticas de izquierdas» y el «sí» de Otegui son obstáculos que situaron a Cs en una posición muy incómoda que le obligaron a endurecer condiciones.

Aunque desde el partido morado también trasladan la idea de que en Cs parecen dispuestos a apoyar los Presupuestos a pesar de las consecuencias que puedan desencadenarse sobre la formación.

«Una mayoría leal»

Fuentes de Unidas Podemos en el Gobierno explican que la estrategia es «consolidar el bloque de investidura» para que se pueda facilitar un «espacio» y una «mayoría leal con mejor comunicación» que permita al Gobierno más margen de acción para sus políticas «progresistas».

Eso pasa por dar «prioridad» a ERC y Bildu en futuras negociaciones parlamentarias —Además Podemos tiene buenas sensaciones con el grupo independentista, no les sorprendería que ERC se alinease con Bildu—. Pero también por mantener alianzas estables con grupos más pequeños o de carácter regional como Más País, Compromís, PRC o Teruel Existe.

«Se impone el sentido común»

Iglesias considera que el voto a favor de Bildu debería decantar la balanza del PSOE hacia el bloque de investidura. «Se impone el sentido común», apuntó ayer en La Sexta. Por su parte, el portavoz parlamentario de UP, Pablo Echenique, elevó la tensión al señalar que Cs «ha decidido no apoyar los Presupuestos» por exigir la eliminación de la enmienda de la «Ley Celáa».

Mientras tanto Sánchez hace equilibrios para mantener abiertas las dos vías: evita elegir en público a pesar de que Cs y ERC le exigen posicionarse y sigue apostando por ampliar la mayoría en una suma que agrupe a Cs con Bildu, ERC y UP.

Pero ni Sánchez ni Iglesias están preocupados por los apoyos porque tienen seguridad de que las cuentas saldrán adelante. La batalla está en elegir sobre qué mayoría deben reposar.

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer más